El ciclismo indoor, más conocido popularmente como spinning, es una de las actividades físicas más practicadas en la actualidad. Por lo general se realiza de manera colectiva, en sesiones dirigidas.

Estas son las principales pautas que debes recordar para que tus sesiones con la bicicleta indoor sean realmente provechosas.

Postura: del mismo modo que a la hora de practicar cualquier otra actividad física, la postura tiene un papel muy importante para evitar lesiones. El sillín tiene que estar colocado de tal manera que la rodilla quede en la misma línea vertical que la zona de los dedos del pie. La mejor posición para el manillar es a la misma altura del sillín. No obstante, si eres principiante en este deporte, colócalo un poco más alto para que las primeras sesiones no te resulten tan incómodas.
Calentar: por supuesto, calentar es esencial. Lo ideal es dedicar entre 10 y 15 minutos al calentamiento.
Música: para sacar el máximo provecho a la bicicleta indoor la música tiene un papel importante. Aún así, es importante recordar que sólo es una manera de acompañar al ejercicio. Escoge una lista de reproducción que se adapte a tus gustos, ¡y a pedalear!.
Días de descanso: el spinning es una actividad deportiva de alta intensidad. Por lo tanto, no es recomendable que la practiques a diario. Recuerda que el cuerpo también necesita descansar.
Sesiones: y, por último, durante las sesiones es importante que controles los intervalos. Los 5 últimos minutos se deben realizar a baja intensidad para acelerar la recuperación tanto de músculos como de articulaciones. Una vez finalizada la clase, puedes dedicar 10 minutos extra a realizar algunos ejercicios de core, como por ejemplo abdominales.
Si tú también quieres disfrutar de los beneficios del spinning, en Salter te ofrecemos las mejores bicicletas indoor, de la mejor calidad disponible y equipadas con las últimas tecnologías del mercado 😉