¿Qué es el entrenamiento en suspensión?

Sin máquinas de musculación también es posible obtener resultados potentes. Esta es la certeza que nos deja el denominado entrenamiento en suspensión, que plantea rutinas basadas en aprovechar el peso corporal del deportista para trabajar con intensidad los diferentes grupos musculares. Se trata de una modalidad que se realiza a través de un arnés sujeto para mantener el cuerpo parcialmente suspendido en cada uno de los ejercicios.

 

entrenamiento en suspensión en el hogar

Entrenamiento de suspensión en casa ¿Por qué realizarlo?

Este tipo de entrenamiento está pensado para que cualquier persona pueda llevarlo a cabo sin limitación alguna, y es que una de sus grandes características es precisamente el alto nivel de adaptación que tiene. Si a esto le sumamos la facilidad con la que puede ponerse en práctica, no hay excusas para continuar retrasando la puesta en forma. En concreto, además de este complemento, sólo es necesario contar con un espacio de apenas cuatro metros cuadrados y un soporte anclado a la puerta que facilite la suspensión.

Una de las ventajas de esto es evidentemente el ahorro de dinero en materiales. El usuario no necesita invertir en ningún otro aparato que no sean las cintas elásticas, por lo que tampoco es preciso inscribirse en un gimnasio en busca de una maquinaria de musculación, de mancuernas o de cualquier otra herramienta pensada para el ejercicio. Basta con saber aprovechar el peso del propio cuerpo para alcanzar grandes resultados.

Beneficios del entrenamiento en suspensión en casa

Los resultados de un entrenamiento como este no sólo son observables a simple vista, sino que además encierran todo un caudal de beneficios para nuestra salud a nivel interno. Un ejemplo de ello lo encontramos en el incremento de la fuerza. El trabajo en suspensión provoca que el core, que es el centro del que parte todo el esfuerzo, permanezca activo durante más tiempo y con mayor intensidad.

A partir de ese aumento de la fuerza, el deportista cuenta con más recursos físicos para ganar resistencia y tonificación, que son los dos grandes objetivos a perseguir. El esfuerzo generado en cada rutina trae como consecuencia un aumento de la musculatura, siempre dentro de los límites de una definición alejada del exceso.

Cuando los ejercicios se llevan a cabo a través del máximo número de repeticiones posible y con huecos para el descanso relativamente breves, obtenemos dos ventajas directas: un buen rendimiento cardiovascular y una pronunciada quema de calorías.

Ejercicios para entrenar todo el cuerpo.

Para sacarle el máximo rendimiento al entrenamiento en suspensión en casa, hemos preparado una variada rutina de ejercicios muy útiles para definir los distintos grupos musculares.

Mountain climbers: en este primer ejercicio nos situamos en posición de plancha con los brazos extendidos y los empeines colocados en las cintas. Desde ahí, llevamos alternativamente cada una de las rodillas hasta el pecho. Fortalecerás el core.

entrenamiento en suspensión en casa

Press de pecho: con este movimiento vamos a ganar en tríceps y pectorales. Nos situamos ante las cintas, alejamos los pies aproximadamente un metro de ellas, colocamos las manos y comenzamos a hacer flexiones intentando buscar el mayor nivel posible de paralelismo con respecto al suelo.

Skipping: en este caso vamos a trabajar los cuádriceps. Nos ponemos de espaldas a las cintas y colocamos las manos en ellas hasta situarlas en los pectorales. A continuación, nos inclinamos ligeramente hacia adelante y corremos en el sitio acercando las rodillas lo máximo posible al cuerpo.

Entrenamiento en suspensión

Squat a una pierna: se trata de un ejercicio que debe hacerse frente a las cintas y con las manos agarradas a ellas. El siguiente paso consiste en hacer sentadillas con una pierna extendida y sin que esta llegue a tocar el suelo. Es importante mantener la espalda recta. Ideal para glúteos.

Entrenamiento en suspensión

Squat con obertura:  una vez más, ponemos ambos pies en el suelo, fijamos las manos en las cintas y llevamos la espalda hacia atrás. Desde esta postura, hay que impulsar las piernas todo lo que se pueda, tratando de hacer que la flexión sea muy potente al mismo tiempo que realizamos aperturas de brazos hacia los lados del cuerpo hasta formar una «T».

 

Si quieres realizar un entrenamiento en suspensión en casa, en Salter tenemos el material que necesitas:

Set de suspensión para montar un gimnasio en casa