Pilates para corregir postura

Aunque son numerosas las causas que provocan una postura corporal incorrecta, como pueden ser los factores emocionales o genéticos, lo cierto es que los malos hábitos posturales lideran el podio de las más frecuentes. Se trata de un origen que explica la mayor parte de los dolores de espalda que sufrimos, algo que se puede superar gracias a la práctica del pilates.

Cuando mantenemos el cuerpo en una posición perjudicialmente alineada durante largo rato, estamos provocando sobrecargas en las articulaciones y una abusiva tensión muscular que finalmente acaba generando dolor. Para poner remedio a esto no sólo basta con corregir la postura, sino que además es recomendable añadir las bondades del pilates, ya que esta disciplina reúne una serie de movimientos precisos, armónicos y fluidos que contribuyen a mejorar el control del cuerpo.

Pilates para corregir postura

Pilates para corregir la postura y mejorar su calidad 

Cada uno de los movimientos que integran esta disciplina está orientado a obtener una alineación correcta de la columna vertebral, pretendiendo siempre una postura natural y evitando así múltiples problemas de espalda. En concreto, se persigue el trabajo constante de la estabilización. A través del pilates conseguimos ajustar adecuadamente la espalda, desde la zona pélvica hasta las regiones más superiores, repartiendo así la fuerza de una manera equilibrada.

Otro de los beneficios esenciales del pilates a la hora de corregir la postura es la reducción del estrés en las diferentes áreas anatómicas. Para ello, existen ejercicios que se encargan de lograr una estabilización eficaz entre el tronco, la columna y las caderas, un dibujo armónico que previene lesiones y que genera una posición mucho más adecuada del cuerpo.

Víctimas del mal hábito

Está claro que el mal hábito postural es el causante de un porcentaje altísimo de las dolencias que amenazan nuestra salud. Con el método de Joseph Pilates tenemos a nuestra disposición la posibilidad de volver a educar a nuestro cuerpo en términos de movimiento. No en vano, el núcleo del pilates se centra en generar una movilidad desprovista de tensiones, consiguiendo así, mediante la práctica frecuente, que nuestros gestos cotidianos se vuelvan mucho más naturales.

El creador del método pilates, Joseph Hubertus Pilates, ideó un tipo de entrenamiento físico y mental provisto de ejercicios controlados que sirven para alcanzar un mayor conocimiento de nuestro propio cuerpo. Esta particularidad está orientada a reforzar, entre otras cosas, la calidad de la postura, el equilibrio y la flexibilidad.

 

Ahora, solo necesitas completar tu rutina de pilates con el material adecuado para realizar los ejercicios.