Coge tu esterilla, ponte cómodo y presta atención a esta entrada de blog porque si quieres aprender a meditar, te vamos a dar algunos consejos para hacerlo.

Aunque pueda parecer sencillo, la meditación necesita algunas claves para hacerla correctamente. Así que empezaremos definiendo qué es y para qué sirve.

 

¿Qué es la meditación?

La meditación es una manera sencilla de reducir el estrés del día a día. Aprender a meditar es la mejor medicina para tomarte un descanso y llegar a encontrarte con tu paz interior.

Lleva practicándose miles de años y se considera un tipo de medicina complementaria que afecta a mente y cuerpo. Es una buena forma de evadirte de la rutina.

 

¿Cuál es el fin?

El fin absoluto es desaparecer, por un rato, del estrés que puede generar la rutina. Algunos de los beneficios de la meditación son:

– Afrontar el estrés

– Eliminar emociones negativas

– Aumento de la autoconsciencia

– Concentrarte en el momento y evadirte

– Aumentar tu paciencia y tolerancia

Meditación al aire libre

Aprende a meditar en pocos minutos

Necesitas…

– Esterilla o colchoneta

– Ropa cómoda y flexible

– Un espacio amplio y sin obstáculos

– ¡Inspiración y tiempo!

 

¿Ya lo tienes todo?

El tiempo es muy importante en la meditación, pues si la pones en práctica sabiendo que en veinte minutos tienes una reunión, no lograrás el objetivo de esta disciplina.

  1. Encuentra un hueco en tu agenda: 15 minutos diarios son suficientes.
  2. Prepara un entorno inspirador. Puedes ayudarte con velas, luces tenues y bajas, música relajante…
  3. Adopta una postura cómoda y erguida que realmente te ayude a la meditación.
  4. Relájate y concéntrate solo en meditar. Dejar la mente en blanco no es nada sencillo, pero con el tiempo lo conseguirás.

 

Las mejores técnicas para meditar

Seguro que cuando lees la palabra “meditación” piensas directamente en el yoga. Es verdad que es la disciplina que mejor lo define y que es muy sencillo hacer yoga en casa, pero existen otras que puedes probar y terminar aficionándote con la ayuda de profesionales.

El budismo es un buen ejemplo de ello. No sabríamos decir cuál de las dos prácticas es mejor para la meditación, pues depende de cada persona y de sus gustos.

 

Aprende a meditar con estas claves y cuéntanos tu experiencia.