Las cintas de correr son una de las máquinas más usadas en el gimnasio y cada vez son más los que deciden instalarse una pequeña sala Fitness en su casa haciéndose con una de ellas. Es una herramienta que nos ofrece muchos beneficios; podemos caminar o correr sobre ella al ritmo que más nos convenga, nos da la oportunidad de trabajar nuestro organismo sin salir de casa, podemos combinarlo con otras cosas como la televisión, mejora nuestra forma física y nuestro sistema cardiovascular… Sin embargo… ¿Te has planteado nunca si la usas correctamente?

CINTAS DE CORRER, 4 ASPECTOS BÁSICOS

 RITMO

El trabajo de la cinta de correr tiene que ser progresivo, por lo tanto, si te acabas de introducir en este mundo, lo ideal es empezar con un ritmo suave de entre 5 y 7 km/ hora (como si se tratase de una caminata rápida). Con el paso del tiempo, podrás agregar más velocidad a la actividad y aumentar su intervalo de duración. Si fuerzas un trabajo abrupto sobre la cinta vas a dañar tu salud. Para los principiantes también es muy recomendable poner la base inclinada al ir a ritmo de caminata. Este truco preparará mejor tu cuerpo para cuando decidas ponerte a correr.

FRECUENCIA

Es importante establecer con qué constancia harás ejercicio sobre la cinta de correr y para ello es necesario que la rutina esté bien establecida, ya que de esto depende el conseguir buenos o malos resultados. Para los que acaban de comenzar, lo preferible es hacer una rutina de 3 o 4 veces a la semana durante una hora a la velocidad anteriormente recomendada. Después ya es todo cuestión del estado físico de la persona, si ésta está experimentando una buena evolución, podrá aumentar la frecuencia del ejercicio.

CALZADO

Para preservar tu salud y comodidad en la cinta de correr debes atenerte a lo siguiente. Utilizar un buen calzado es esencial, tienes que utilizar el mismo que cuando vas a salir a correr independientemente de que no te muevas de casa. Nuestras articulaciones necesitan una buena amortiguación y aunque el suelo de la cinta no sea tan duro como el de la calle, las rodillas y los tobillos experimentan la misma sensación. La postura también es esencial, a la hora de caminar o correr lo mejor es mantener una posición erecta. ¡No debes mirarte los pies ni los botones de la máquina! Mira al frente y vas a eliminar cualquier posibilidad de marearte.

VELOCIDAD

No debes olvidarte del tema de la bajada, uno de los momentos en los que más nos solemos caer. Ve bajando la velocidad de la máquina progresivamente hasta que la detengas y de este modo tu cuerpo se adaptará al cambio. Si tienes una urgencia, salta rápido y coloca los pies en los laterales de la máquina de correr.

Ya has visto que a pesar de que es indispensable respetar algunos aspectos en el momento de utilizar la máquina de correr, su uso no es nada complicado. ¿Te han entrado ganas de hacerte con una de ellas? Si no puedes resistirte a la idea de hacer deporte sin moverte de tu salón, pásate por nuestra tienda online y consigue una de nuestras cintas de correr Salter.