Las temperaturas invernales cada vez nos acechan más y nos resulta muy fácil caer en el típico “no salgo a hacer deporte porque voy a pasar frío”. ¡Ésta no debería ser una excusa válida para no hacer deporte en invierno! Es cierto que nuestro rendimiento deportivo puede verse afectado por las bajas temperaturas ya que nuestros músculos pueden sufrir contracciones involuntarias, calambres o contracturas musculares… por esto, es importante tener en cuenta ciertos aspectos. Así que, si eres de los que adoran entrenar al aire libre sea cual sea el clima exterior… ¡No te preocupes! Te damos las claves para que no llegues a casa con el cuerpo congelado y para que no seas una víctima de lo que tanto detestamos; los resfriados.

4 consejos para hacer deporte en invierno fácilmente

  1. Usa la ropa adecuada. A medida que vayamos avanzando en nuestro entrenamiento, romperemos a sudar y por mucho frío que haga, la ropa va a sobrarnos. Así pues, es recomendable vestirse por capas. Es importante que la capa que esté en contacto con la piel no sea de algodón, ya que es un material que se humedece rápidamente y no queremos estar mojados durante toda la rutina. Prendas sintéticas y transpirables son la mejor opción. No te olvides de tapar las zonas más sensibles de tu cuerpo… ¡La cabeza, la garganta, las manos y los pies son las partes del cuerpo que se enfrían primero!
 
  1. Hidrátate bien. Aunque pueda parecernos que en invierno no es tanta la necesidad de hidratarse como en verano, con el frío y el viento se pierde gran cantidad de agua a través del sudor y la posibilidad de deshidratarse sigue muy presente. Si soltamos vaho cuando respiramos es porque las bajas temperaturas “roban” agua a nuestro aparato respiratorio. Además, con el frío es mucho más fácil que nuestro nivel de azúcar baje, de este modo, llevar encima un gel energético de azúcares de absorción rápida o algún alimento rico en glucosa, tal vez pueda sacarnos de un apuro.
 
  1. Cuida tu alimentación. Los hidratos de carbono son ideales cuando hacemos deporte con fresco. Este producto mantiene el nivel de glucosa en sangre necesario para ayudar las tiritonas. ¿No sabes qué son las tiritonas? Son las responsables de la producción de calor en nuestro organismo. Cuando reaccionamos al frío, nuestro cuerpo se protege mediante una vasoconstricción, por lo tanto, debemos evitar el alcohol o los alimentos que contienen muchas especias o condimentos, dado que dilatan nuestros vasos sanguíneos.
 
  1. Horario e Itinerario. Si tus horarios te lo permiten, sal a hacer ejercicio en aquellos momentos del día en los que sale el sol o en los que hace algo más de calor. Cuando en nuestra ciudad las temperaturas son bajas, lo son en cualquier rincón de ésta. Debemos tener en mente pero que hay itinerarios para la sesión de ejercicio que pueden ser más agradables que otros. Evita las zonas desiertas y los descampados en los que no hay nada que pueda cortar el aire, si corres por espacios más resguardados la sensación de frío será menor.
  ¡Hacer deporte en invierno no es imposible! Sólo tenemos que actuar prudentemente para que las bajas temperaturas no puedan traernos una repercusión negativa. Ahora bien, si a pesar de todo esto no lo ves claro, siempre puedes optar por ir al gimnasio o ponerte en forma sin moverte de casa. Si esta segunda opción te resulta demasiado atractiva, no dudes en pasarte por nuestra tienda online SALTER donde encontrarás todo tipo de máquinas para gimnasio para que empieces a ponerte en forma rápidamente.    

Share this post